Oración de la noche

Ora con mucha fe y amor porque Dios está ahí a tu lado oyendo tus preocupaciones y tus alegrías, como buen padre atento a cada una de tus palabras y abrazándote fuerte para que sientas la fortaleza que necesitas, para seguir avanzando en este sendero lleno de sorpresas, pero siempre al lado de tu Dios misericordioso.
Infinitos son los poderes que tienes para ayudar a tus hijos, tantos los que portan bien y andan por la senda de la honestidad, el bien y las buenas costumbres. Y ayudas igual a los que prefieren el camino oscuro y corto que lleva a la a la destrucción del alma, el camino que conduce directamente a ese lugar que no quiero nombrar, pero donde solo hay dolor.
Seca mis lágrimas, reconforta mi espíritu, activa mi fe y entrégame el alivio que mi corazón tanto anhela. Que tu bendito manto me cubra y haga el milagro, que de sosiego a mi alma, que tu palabra sea como un bálsamo y cure todas mis heridas, te necesito tanto padre mío, ven y háblame que tu hijo arrepentido te escucha con atención.
Acompáñame en la noche, duerme conmigo, mantén a raya a todo lo que quiera molestar mi descanso y disuelve para siempre el mal en bien. Que tu gloriosa luz sea mi lámpara que guie mi espíritu a tu encuentro y no me aleje del camino que me llevara al presencia de todos los seres benditos que contigo conviven.
Quiero dar gracias a las venditas voluntades divinas, que permiten que este, en esta noche en mi hogar, al lado de mi familia y seres querido. Esto ha sido así desde siempre y espero que sea durante mucho tiempo más, que pueda ver crecer a mis hijos y nietos, dame esa dicha de vivir el tiempo que me quede, sin el achaque de alguna enfermedad.
En tu nombre santísimo me escudo y me protejo de las oscuras fuerzas del mal que quieren amedrentarme y no quieren que abogue por la paz y el amor. Tu eres el único conquistador, amo y señor, que con su amor disuelve el odio para siempre, que con tu paz acabas con guerras y con tu luz iluminas el mundo.
Que en esta hermosa noche, se llene e impregne de tu amor y tu paz, que se expanda como la suave fragancia de una flor. No permitas actos destructivos y vandálicos durante este periodo de tiempo donde nos disponemos a descansar, envuelve a todos con tu manto de protección y solo permite que tu luz prevalezca en todo momento.
Reza todas las noches, acércate a nuestro padre celestial y abre tu corazón para que puedas sentir su presencia y puedas tener una noche reparadora, colmado de mucha paz y tranquilidad. Amén

paper help