Oración para el Viernes 25 de octubre del 2019.


Acércate a nuestro Dios amoroso con tus alabanzas y tus oraciones para emprender el mejor de los días, has esta oración con la mayor fe y devoción, para que encuentres el camino más cercano a nuestro padre y recibirás las bendiciones a través de sus maravillas y creaciones, Dios siempre te fortalecerá en todo momento y no te abandonara.


Que los seres gloriosos que me escuchan y velan mis sueños y el sueño de millones de persona se siga manifestando durante este periodo de 24 horas. A ti te pertenece mi primer pensamiento, porque de ti proviene, de ti proviene cada latido de mi corazón cada exhalación e inhalación de mis pulmones, tuya es mi vida.


Ruego por este día, no quiero que se parezca en nada a lo que me ha sucedido en el pasado, quiero un nuevo día lleno de cosas, situaciones y aventuras nuevas. No permitas que el hastío se haga presente de nuevo en mis momentos de inspiración. No permitas que el desgano siga haciendo meya en mis actividades diarias.


Permíteme disfrutar de mi trabajo o labor, como lo hago cuando como o bebo algo sumamente gratificante. Lo quiero hacer con entusiasmo y dicha, porque no me quiero sentir que mi trabajo no vale la pena invertir tanto tiempo y esfuerzo, que no representa aquello por lo cual me esforcé por estudiar tantos años.


Hoy quiero recibir sorpresas agradables, bellas, ricas y hermosas, quiero tener lo que siempre he deseado, sin convertirme en un ser que goza de los placeres terrenales. Solo quiero aquello que me pertenece por derecho de conciencia y estoy en mi legítimo deber de reclamarlo y aceptarlo. No quiero nada que sea inferior o imperfecto.


Apelo al poder que me diste desde mi creación, de exigir aquello que me hace falta o menester. Todo lo material que sea para mí, lo pido de la forma más humilde posible, pero con la convicción que me pertenecen y es mí por derecho de mi conciencia crítica, no quiero ni deseo nada que no sea para mí ni me pertenezca.


Hoy es el día prometido, hoy todo está cubierto, hoy las arcas del cielo se abren para darme de los más ricos manjares, que desde siempre han sido para mí. Yo me abro a la prosperidad que me pertenece, es mía y te doy gracias por darme este entendimiento y ser la abundancia de todo lo bueno y perfecto que mi corriente de vida necesita. Amen.


Realiza esta oración diariamente para que te reencuentres con nuestro amado padre y recibas de su parte todas las bendiciones y milagros, porque para nuestro padre eterno solo hay amor y mucha bondad para calmar las angustias. Amén.