Oración para el Lunes 7 de octubre del 2019.


Despierta, ve la luz del sol y mira a tu alrededor y observa todas las cosas bellas que la vida tiene destinado para ti, agradeces por estar sano y ver sus bellezas, agradece por oler sus ricos aroma, el aroma del amor, el aroma de la paz, y de todos lo que necesitas para ser feliz, haz todos los días esta bella oración y llénate de gloria y bendiciones.


Alegre despertar señor, alegría me da el poder vislumbrar otro día de misericordia, por entregarme la posibilidad de andar por tu senda. Gracias por que tu voluntad, permite no solo que yo pueda seguir habitando esta maravillosa tierra, sino también, por mis amigos, compañeros, vecinos, familiares y seres queridos. Gracias por este regalo perfecto.


Te pido con todo el amor que hay en mi corazón y quiero que me contestes como tú sabes hacerlo, dime que quieres que haga hoy, dime de que forma te puedo ayudar para hacer cumplir tu voluntad perfecta de amor, de dicha, de paz y perdón. Quiero que me conviertas en un guerrero de la luz, en un hombre que lleve tu palabra con amor.


Lo que tú, padre de misericordia, haz hecho por nosotros tus hijos es muy grande y hemos sido unos malagradecidos, por ni siquiera darte las gracias por cada soplo de aire que llena nuestros pulmones, por cada latido de nuestros corazones, por cada pensamiento que sale de nuestra mente, por el proceso de sintetizar el alimento que hemos consumido.


Y hasta eso señor, el alimento que todos los días es llevado a la mesa y nos comemos sin la más mínima vergüenza y creemos que es el producto de nuestro mundanos esfuerzos. Eso es gracias a ti, a tu amor por tus hijos, que padre no se preocupa y se esmera por llevarle el alimento a sus hijos todos los días, que padre con sus limitados recursos no hace eso.


Todos los padres responsables hacen eso, se preocupan y sin que el hijo se lo pida, él ya sabe que debe traer el alimento a la casa y entregárselo con amor y con la tranquilidad de haber cumplido con la tarea encomendada. Pero el hijo igual es un malagradecido no agradece por el esfuerzo empleado por tan noble encomienda.


Por todo esto padre, hoy quiero pedirte perdón y agradecerte inmensamente por todo y quiero agradecerte en nombre de toda la humanidad. Gracias por el alimento, gracias por el trabajo, gracias por el vestido y el cazado, gracias por los momentos de reflexión como este, donde me doy cuenta que tú eres el canal inagotable de toda cosa buena y perfecta. Amén.


Ora todos los días, haz un hábito en tu vida, porque es el comienzo del día, para que comiences con buen pie, acércate a Dios a través de esta oración para que agradezcas y pidas su bendición. Amén.