Oración para el Domingo 6 de octubre del 2019.


Hoy amaneces con la mayor disposición de iniciar este bello día, con esta oración del día para que tengas una jornada emprendedora, con mucha vitalidad y sobre todo con la bendición de Dios, haz siempre está linda oración, para que tu alma se alimente y te reencuentres con nuestro amado padre.


Te saludo con mucho respeto señor y te doy gracias por el día de hoy, quiero entregártelo íntegramente a ti, quiero dártelo como ofrenda de amor, quiero que la energía, el entusiasmo y el vigor que me das a cada segundo y que siento en cada latido de mi corazón, entregarlo completamente para servirte sin ningún tipo de interés.


Porque sin ningún tipo de interés me entregas la vida, me das la salud, me regalas el sustento, me enseñas la senda por donde caminar. Sin ningún tipo de interés, te has convertido en mi padre, en mi mejor amigo, en mi paño de lágrimas, en el ser, en quien más confió y el que por mí, ha hecho cosas sorprendentes.


Qué más puedo agradecerte, si lo eres todo en mi vida, pero no quiero sonar hipócrita, no quiero decirte todo esto y en el fondo, sea una completa mentira. Porque este momento te digo que te quiero, pero no quiero a mi prójimo, no lo ayudo, no lo perdono, cuando se equivoca, no lo veo con amor y solo espero que se aleje.


Tu amado hijo Jesús, cuando estuvo en este mundo, pregonando tu verdad y demostrándonos con su ejemplo, que todo en la vida es realizable. Él nos enseñó que todos somos hijos del mismo padre, que debemos amar a nuestro hermano, como a nosotros mismos y que tu presencia está en cada uno de nosotros.


Entonces, porque diariamente soy tan duro contigo, porque no te sonrió, cuando te veo a los ojos, porque me siento tan indolente ante tu pena. Porque si digo, que eres todo en mi vida, no te tiendo la mano o te doy un pedazo de pan, cuando pasas a mi lado, con ojos llorosos y con la cara triste y sin esperanza en la humanidad.


Señor, me lo das todo y yo no soy reciproco contigo, te pido perdón de rodillas y llorando te pido perdón una y mil veces, por no reconocerte en la mirada de mi hermano. Ayúdame en este día, a enmendar mi error y estar siempre dispuesto a la ayuda y sobre todo a entender que soy un canal perfecto de tus dones. Gracias. Amen.


Ora todas las mañanas al despertar tu cuerpo físico y tu alma se alimenta de las bendiciones que recibas, ora todos los días con fe, porque la fe es la cura y solución de muchos males. Amén.