Oración para el Miércoles 2 de octubre del 2019.


Hoy despierta con los mejores deseos, recargado con la mayor disposición del mundo, hoy es el comienzo para honrar y bendecir el nuevo comienzo, haz esta oración todos los días, para que sientas la bendición y la voluntad de Dios, porque dar los buenos días, es el mejor deseo, para comenzar con la mayor disposición, para atraer los mejores deseos y la bendición de Dios.


Bue día padre amoroso, gracias porque tu bendita misericordia me ha premiado con un nuevo día de vida. Gracias porque si estoy vivo es porque así tú lo quieres y lo permites. Hazme transitar por el mundo en este periodo de 24 horas y concédeme la dicha de hacer el bien, de ver el bien, de oír el bien y manifestar el bien.


Hermoso día padre querido, quiero sentirme más cerca de ti y de mis hermanos humanos, quiero compartir la dicha de la felicidad que me da el saber que tú deseas solo lo mejor para mí y los míos. Por eso quiero trabajar, solo esperando lo mejor, deseo lo mejor pienso solo en lo mejor, hablo solo de lo mejor de la vida.


Buenos días padre bondadoso que hoy al igual que ayer cubres mi mesa con los manjares más exquisitos que yo puedo desear, gracias porque me haces un hombre fuerte, sano, capaz de enfrentar cualquier situación que se me presente y con la misma humildad con la que tu amado hijo Jesús enfrento en la tierra.


Glorioso día padre, hoy que me colmas de tu radiante luz violeta que transmuta todos los errores cometidos por mí y los que han sido cometidos por toda la humanidad. Borra al instante cualquier vestigio que haya quedado en mi mente y en mi memoria, para no volver a cometer los infames errores del pasado.


Buenos días padre protector porque, así como tú me cuidas y proteges, así mismo quiero cuidar y proteger a mi familia. Sé que tengo muchas limitaciones que jamás este simple mortal podrá compararse con tu bendita presencia, pero deseo desde lo más profundo de mi alma, entregarle a mi familia tan solo un poquito de lo que tú nos das.


Buenos días padre de paz, concédeme la tranquilidad y sosiego que tanto deseo para soportar el día de hoy. Dame serenidad para escuchar a mis seres queridos y no estallar a la menor provocación. Dame comprensión para entender que todos somos humanos y cometemos errores y dame tu perdón para perdonarnos siempre. Amen.


Ora todos los días al despertar, ora con mucha humildad, con mucha entrega y con mucha fe, para que tengas el mejor de los días y Nuestro Dios padre nunca te desampares y vele por ti, todos los días de tu vida. Amén.