Oración de la noche.


Ora todas las noches, para que la santifiques y estés en constante contacto con nuestro Dios supremo, Dios oye cada palabra y cada suspiro que das, porque siempre estará para ti, en los momentos más difíciles, acércate cada día más a él, a través de esta oración puedes seguir un camino lleno de dicha, salud, fortuna y bendiciones.


Que la misericordia de Dios siempre este conmigo y con mis hermanos, gracias por las benditas oportunidades que me ofreciste hoy. Gracias por darme el privilegio de sentirme más cerca de ti y de tu divinidad, cuando puedo ayudar a cualquier parte tuya. Porque sé que aquí en la tierra, todos formamos parte de tu esencia divina y perfecta.


Mil veces gracias, por dejarme ser tu canal de amor y paz, para mis hermanos humanos, gracias porque al llegar a mi casa he vuelto a ver a mi familia, los he podido ver otra vez a los ojos, he podido sentir otra vez su calor, he vuelto a sentir su amor. Esto no tiene precio señor y por eso quiero agradecerte porque nunca me privas de este momento.


Hoy pude vivir creo que el mejor día de mi vida, estuve cerca de las personas que quiero y amo, compartí momentos que me llenaron de mucha alegría, escuché con gran humildad los problemas que aquejan a otros. Hoy me sentí como el centro del universo y eso fue gracias a ti, porque siempre me oyes y yo no hago nada todo lo haces tú.


Quiero hacer de mañana un día como hoy, ayúdame a realizarlo, ayúdame para que se materialice, ayúdame a ayudarte, se siente tan bien, tan gratificante como ser humano sentirse útil y capaz de extenderle la mano, aquella persona que lo necesite, ayudarlo a ver la vida desde otro punto de vista, desde otra perspectiva.


Quiero señor, que llenes mi vida de momentos para ser útil, momentos para saber que decir y momentos para callar. Quiero convertir esto en una vocación, en un estilo de vida, quiero, ayudar a mi prójimo sin que nadie se dé cuenta, no quiero que digan que yo soy bueno porque no es así el único bueno y bondadoso eres tú.


Quiero señor, para finalizar darte gracias por permitirme descubrirte por enseñarme la verdad de la vida, por ofrecerme las oportunidades que me han ayudado a crecer y a convertirme en la persona que soy hoy. Gracias por el día maravilloso que me regalaste y espero que haya sido de tu agrado y tu provecho. Gracias. Amen.


Ora con fe y amor todas las noches, ora con el amor que le tienes a nuestro padre celestial, por todas las cosas buenas que ha recibido por él, tu cuerpo y alma sentirá la paz que necesitas, Amén.