Oración de hoy Domingo.


Realiza esta oración al despertar, ora con mucha devoción y amor para que tengas una bella comunión con nuestro padre celestial y todas las mañanas te alimentes de la palabra de Dios y así puedas crecer en espiritualidad, en su vida divina y tener siempre una estrecha relación con Dios, Dios es una persona maravillosa que vive en nosotros, aférrate a su espíritu e invócalo cada momento de tu vida.


Cada nuevo día me entrego a tus oraciones, porque siento que me llenas de energía y resignación para entender que todo no es perfecto que hay errores que debo corregir y si en mi entorno hay malas decisiones, maldad y envidia, que seas tú mi amado padre que se encargue de aplicar la justicia.


En este nuevo amanecer mi amado Dios, me aferro a tu bendita misericordia para que llenes mi ser de buenas acciones, sé que he pecado, que he cometido malas acciones, pero jamás olvidando que tengo a mi lado un ser omnipotente justo que jamás me abandonara y seguirá llenándome de bendiciones.


Mi cuerpo y mente, aunque se agoten, dale siempre Dios la fortaleza para no decaer, la sabiduría y el entendimiento para saber que cada día de mi vida es un reto y una bendición que tú me das y más porque estoy con mi familia, con mis seres queridos que son el motor al igual que tu mi adorado Dios.


Gracias por todas las fuerzas que me das para seguir adelante, para poder sobrellevar mi vida, por tener la mejor familia llena de amor, salud y guiar mis pasos, alumbrando todos mis caminos con tu luz resplandeciente, que viene llena de toda tu bondad y tus benditas bendiciones.


Gracias por permitirme ver hoy este nuevo amanecer, sentir tu suave brisa en mi rostro y saber que estas a mi lado abrazándome y apoyándome en que cada situación que voy viviendo, nunca dejare de agradecerte por mi familia que son la luz de mis ojos al igual que tu mi señor, todas las mañanas me reencuentro contigo.


Mi amado Dios, soy tan dichosa de estar a tu lado y quiero que igual lo sientas tú por mí, a veces andamos en la vida tan apurados que no nos sentamos un minuto a reflexionar que pasa en nuestro entorno y no me fijo de ayudar a quien lo necesita, por eso Diosito abre mis ojos, abre mis manos para extenderla siempre al necesitado y sea en el nombre tuyo.


Ora todas las mañanas, para que nutras cada día tu ser de benditas bendiciones, es el comienzo de arrancar con la mayor disposición y tengas un día exitoso y productivo porque te has encomendado al señor. Amén.