Oración de hoy Martes


Ora con mucha fe y esperanza, recibe el milagro de la vida a través de esta oración estarás más en comunicación con nuestro Dios amado, porque siempre cuidara y velara por ti, haz esta bella oración por el nuevo día que tienes que emprender, por este nuevo comienzo, acércate a nuestro Dios padre y descubre todas sus virtudes y sus maravillas.


Buenos días padre amado, no me permitas pensar y creer que tu voluntad es mala o negativo por el simple hecho que no pueda entender ahora, las cosas que estoy pasando y viviendo. Entiendo y sé que todo tiene un motivo en la vida, que todo pasa por algo y para algo y que jamás tú permitirías que tu voluntad me dañara.


Hoy siento un profundo agradecimiento, por tu presencia en mi vida, por ser el impulso de todas mis actividades, de ser quien que me lleva al encuentro con las personas que debo conocer, para cumplir con mi plan de vida. Dame la facultad de ver y entender aquello que no es obvio para otros y sea tan clara como el agua.


Bendito seas entre todos los jerarcas del cielo, entre todos los que comparten contigo el ministerio y destino de la humanidad. Que tus gloriosos guardianes y ángeles que tanto desean servirte y ayudar en la protección y limpieza de nuestra amada tierra, vengan, vengan, vengan e ilumine a cada ser humano hasta quedar puros y radiantes.


Amanecer otro día, me llena de mucho agradecimiento por tu bendita misericordia, por concederme ese privilegio de seguir mi senda de vida, del crecimiento personal. Gracias por permitirme volver a abrazar a mis seres queridos que tanto amo y quiero y a los que no están cerca de mí, les envió todo mi sentimiento de amor divino.


Que las bendiciones de este nuevo día este con todos nosotros, cuídanos, protégenos, ampáranos y mantennos alejado de lo negativo de todo lo que no es perfecto, de todo lo que nos quiera ver sufrir y padecer. Que este día se manifiesten todo lo bueno que tu deseas para mí y para cada ser humano con quien comparto esta hermosa escuela.


Gracias a todos los amados seres de luz que siempre me han observado y me apoyan, para que yo ofrezca un servicio verdadero a la vida. Gracias por entregarme la vitalidad necesaria para enfrentarme a los retos y vicisitudes de la vida diaria, dale fuerza a mi corazón para que siga latiendo con la misma energía que siempre lo hace.


Ora todos los días al despertar, aférrate a nuestro señor y encomiéndate a él para que tengas una jornada cargada de mucha vitalidad y salgas de tu casa con la bendición de Dios hoy y todos los días. Amén.