Oración de hoy Martes.


Haz esta oración diariamente y serás testigo y protagonista del inmenso poder y amor que tiene nuestro Dios supremo, Ora con alegría en este día que Dios te ha regalado, ora con mucha fe y amor para que recibas la gracia de nuestro padre celestial y su divina presencia tocará tu alma y cuerpo, veras como sus grandes dones se harán visible a través de sus milagros.


Sagrado padre, que todo lo puede, hoy me siento feliz al despertar y ver tu amanecer, por sentir todas tus bondades, y ver que cada día es un nuevo comienzo, es una nueva oportunidad, para iniciar con tu bendición y con los mejores deseos del día.


Gracias padre por este glorioso nuevo día, que sea de un día que me permita transcender todos mis errores, que me permita recuperar el tiempo perdido, que me permita decirles a mis seres querido, que los quiero y valoro mucho, que me permita alcanzar las metas que me he trazado, que me permita ser la sal de la tierra.


Tus bellos ojos brillantes me miran y me guían hacia un mejor destino, haz quitado de mi vida todo aquello que me pueda perturbar, porque eres grande y protector y quitas de mi camino, todo lo negativo, para ti nada es difícil y hay una solución para todo.


Que la luz de Dios, cubra nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro mundo, como lo hace con toda su fuerza nuestro amado sol, que nos ilumina y nos da la bienvenida a un día más de trabajar por la consecución de nuestros sueños, por la realización de nuestras metas y por hacer de cada día, un día mejor para todos.


Hoy amado padre, siento que no llevo carga alguna en mis hombros, siento que me llevas en tus brazos dando tanta calma a mi alma, tanto consuelo a mi espíritu, tanta esperanza a mi vida. Siento que secas mi lágrima, lagrimas que brotan todos los días por el dolor que experimento por la ausencia de mis seres amados.


Hoy señor te necesito como nunca lo había sentido, la soledad me abruma y me hace sentir que me estoy quedando solo, que mi vida cada vez se vuelva más insignificante y ha perdido todo significado para seguir adelante, siento que los motivos para seguir luchando y aferrarme a la vida ya no están que ya no existe motivo alguno.


Haz todos los días al despertar esta oración, abre tu corazón para que entre a tu vida la gloria de nuestro amado Dios eterno, y tengas su bendición y vayas a tus actividades del día con el favor y la protección del señor. Amén.