Oración de hoy Miércoles


Haz esta bella oración de despertar, para agradecer por el comienzo de un nuevo amanecer, para conversar con el Dios eterno y pedir por este nuevo transitar y sea en compañía y en protección de nuestro salvador que es nuestro Dios eterno y celestial, aférrate a su inmenso amor, porque Dios es bondadoso y está lleno de mucho amor para cada uno de sus hijos.


Buenos días padre amado, quítame esos pensamientos impuros y negativos que han estado dando vuelta en mis pensamientos y que han querido adueñarse de mi cordura. No permitas que produzcan acto alguno que dañen cualquier parte de la vida que yo contacte en cualquier forma, dame fuerza, dame luz, dame valor, dame tu poder.


Pretendo hacer de este día, un día alegre, un día de fiesta, un día en donde todo aquel que entre en mi presencia sienta tu presencia de optimismo, de tranquilidad, de paz, de realizar lo que parece imposible. Un día donde no existe mañana ni pasado, solo el eterno presente, el aquí y el ahora.

Solo tu padre sabes lo que quiero y necesito para cumplir un servicio verdadero en la vida, para entregarle a mis seres queridos toda la buena voluntad que pueda salir de mí. Quítame el desgano de realizar mis labores diarias, que haga todo lo que deba hacer y que lo realice con amor, con entusiasmo, con la satisfacción de un trabajo bien hecho.

Que este nuevo día glorioso se manifieste todas tus promesas de un mundo libre y diferente. Un mundo sin la maldad de la envidia, sin los egoísmos, sin sentimientos de ira, rabia o rencor, un mundo donde la energía negativa del espiritismo no siga chupando nuestra energía vital, un mundo donde el mal no tenga cabida.

Te pido por la protección divina, que no permitas que pensamientos negativos se acerquen a mi mente y si lo hicieran transmútalos en su opuesto positivo. No quiero sentirme abrumado por las emociones, no quiero sobresaltarme y malgastar tu energía divina, no quiero cometer errores que hagan sentir un ser malvado.

Gracias a los venditos seres que me ayudan a manifestar en mi vida y en especial en este día, toda la provisión que me es necesaria. Por darme continuamente todo desde el aire que respira hasta la comida que es puesta sobre mí mesa. Gracias porque todo está dada y suministrado ya, gracias porque siempre esto ha sido sí.

Ora todos los días con mucho amor, fe y humildad para que sea el mejor de tus días y vayas con pie firmes a afrontar con dignidad todo lo que la vida tiene preparado para ti, y siempre con la bendición de Dios por delante. Amén.