Oración de hoy Viernes


Todas las mañanas encomiéndate a Dios y reza esta bella oración con mucho amor y fe, siente la gracia de Dios como invade tu vida y hará de ti un día pleno, un día con nuevas oportunidades, donde solo este presente los mejores deseos, las mejores personas, Dios está presente en cada una de esas personas bondadosas que te llevaran hacia el mejor de los éxitos.


Gracias por el día que me entregas con todos sus dones, con todo lo que me hace falta para ser feliz, con todo lo que me hará un hombre que recibe de su padre solo lo mejor. Pero quiero dedicar este día a tu servicio, a retribuirte con mi trabajo sincero, con mi amor incondicional, con mi deseo de hacer de este día el mejor de mi vida, gracias.


Te entrego especialmente a mí amada madre para que la cuides mucho, para que la cures de las dolencias que últimamente no le ha permitido dormir durante muchas noches. Gracias de ante mano porque sé que me oyes y atiendes, porque no me dejas desamparado, porque sé que ya has curado a mi madre.


Gracias a las huestes de seres superiores que me guían y dirigen, gracias por la oportunidad de otro día de enseñanzas y de victoria que me es regalado. Gracias por que no espero más que me sigas ayudando a empezar esta nueva semana, esta semana donde espero tanta cosas buenas y perfectas, para mi bienestar y felicidad.


Benditos seres que todo lo pueden y lo logran, que ha tantos humanos han ayudado y protegidos, que siempre han estado atento al llamado de auxilio, para entrar al socorro inmediato, te pido que vengan, vengan, vengan y antecedan por mí y por cada ser que necesite de su pronto auxilio, no nos dejen caer en la derrota y protégenos.


Que tu energía vigorizante me irradie y envuelva, como los rayos del sol de este hermoso amanecer, que tu misericordia con tanto amor me regala a mí y a mis seres queridos. No permitas que tu hijo, hagas cosas de las cuales después se arrepienta y se, que si las cometo, no te puedo culpar de nada, solo quiero que me des mucha fuerza y control.


Permíteme entregar un servicio real, un servicio que trascienda cualquier expectativa mía, un servicio que sea un reflejo de tus bondades tan maravillosas. Pero para ese servicio debo estar pleno en salud, en bienestar, pleno en todas las cosas que necesito para mi alimento físico, mi alimento espiritual y mi alimento mental.


Ora todos os días y jamás pierdas fe, jamás dudes del inmenso amor que tiene nuestro amado Dios para ti, ora todos los días con mucha humildad, porque Dios padre siempre te escucha, y estará pendiente de cada paso que das, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén