Oración de la noche.


Haz esta bella oración al llegar a casa, habla con Dios sobre todos tus logros y tus adversidades, acércate a un ser noble y justo que te bendecirá y te auxiliara en cualquier momento de desespero o de angustias, porque para nuestro amado Dios no existen barreras y el vela y cuida a cada uno de sus hijos sin importar quien sea, porque antes sus ojos todos somos iguales.

Dios desde lo más profundo de mi corazón quiero darte las gracias por todo lo que me has dado, en especial la vida, la salud, que puedo caminar perfectamente y recorrer tus campos, que puedo ver y contemplar las maravillas que has creado.

Dios de misericordia alabarte quiero para que sepas que como mi redentor quiero agradecerte por todo lo que me diste hoy, por mantenerme fuerte y sereno ante las seducciones del polo negativo que quiso que yo perdiera el sendero y me arrastrara a los pies de aquel que pretende volverme su esclavo.

Gracias porque puedo hablar y expresar desde mi canto las alabanzas a tu santa gloria, que puedo oír perfectamente y escuchar las oraciones que con mucha fe ofrecen tus amados hijos, por estar presente para mi familia y todos mis seres queridos.

Dios glorioso eres y glorioso serás, jamás dejare de insistir que eres grande amoroso bondadoso y milagroso gracias por lo que me has dado y me sigues dando gracias por la fortuna de tener la familia que tengo por relacionarme con las personas perfectas por entregarme todo lo que necesito y por ser mi consuelo y mi refugio en los momentos de más angustia.

Dios, en tu nombre y el de tu hijo bendito que nunca nos defrauda, quiero reconocer que me has cuidado bien, me has amado y enseñado los peligros del obrar mal, del no aceptar que mi destino está escrito en algún lugar recóndito del planeta, pero siempre bajo tu protección.

Dios hoy me diste mucha paz y cordura a pesar de los incontables momentos que se prestaron para hacerme estallar en cólera y atacar con palabras soeces, con miradas airadas, con sentimientos que no son cónsonos de un hombre que ha aceptado el amor de dios en su corazón, por eso gracias, me hiciste un hombre justo.

Reza todas las noches, encomiéndate a nuestro padre todopoderoso para que bendiga tu noche y te reconforte, para que el día de mañana amanezca con la gracia de Dios para emprender un nuevo camino. Amén.