Oración de la noche.


Cada noche acercarte a nuestro Dios eterno, para que sientas el poder de sus dones y sus virtudes y puedas conocer sus milagros a través de su palabra, ora con fe y amor, tomate el tiempo de meditar porque Dios es la fuente de la vida, Dios nunca se olvidara de ti y a través de esta oración reconforta tu alma y cuerpo de mucha vitalidad.


Alabado sea tu nombre señor, alabado por siempre me has concedido la oportunidad de llegar a mi casa, de abrazar a mis hijos, de besar a mi esposa, de estar en mi cama y de elevar esta oración de agradecimiento por todo lo que me diste en el día. Y no fue necesario que te lo pidiera ya que tú siempre sabes lo que tanto me hace falta.


Alabado sea tu nombre señor, me has concedido la salud y creo que en realidad eso es lo que en verdad necesito para ser feliz. Que ser humano enfermo y cansado puede realizar las actividades más básicas, que ser con su mente atormentado por la enfermedad puede entregarse plenamente a la voluntad tuya y ayudar a su hermano.


Alabado sea tu nombre señor, nombre bendito que siembras fe y amor por el mundo que entregas abundancia por donde pasas. Tu que solo quieres que tus hijos se reconozcan, se quieran y se acepten tal como son, que no vivan la vida pendiente las cosas externas sino las que se hayan en lo más profundo de sus corazones.


Alabado sea tu nombre señor, señor de señores, ser de infinito amor, que nos amas y nos aceptas tal como somos sin distinción de ningún tipo. Sin esperar nada, ya que con solo existir para ti es suficiente. Hazme ver dentro de mí, quiero callar el ruido exterior y entrar en el silencio donde tú moras y escuchar el lenguaje de la vida.


Alabado sea tu nombre señor, aunque se todo está dado ya, que mi provisión es eterna e inagotable, quiero que me colmes de las riquezas más grande del mundo que no son físicas sino espirituales. Lléname de sabiduría, de usar la inteligencia con amor de sacar dentro de mí la verdadera riqueza del hombre.


Alabado sea tu nombre señor y siempre lo será, permite que esta noche cuando duerma me pueda encontrar contigo y me susurres al oído cual es el secreto de una vida plena y feliz. Quiero me cuentes como ayudar a otros sin sentir que soy yo quien obra sino tu por medio de mi mano, quítame el orgullo y concédeme la humildad que necesito, gracias. Amen.


Todas las noches con mucha fe y devoción, ora por el día que has tenido, porque cada día que recibes es un milagro Dios, pide la paz interna que tu cuerpo y alma necesitas para que descanses en paz. Amén.