Oración de la noche.


Acércate a nuestro Dios bondadoso que no te abandonara, porque sus hijos siempre tendrán su presencia, reza con fe y fervor todas noches, realiza esta oración todas las noches con mucha fe, cerrando los ojos y visualizando a nuestro amado Dios, para que te entregues en oración y tengas el sueño reparador y la calma que necesita tu mente y cuerpo.


Milagros se han obrado en este mundo y han sido obrados por tu nombre, pero el milagro más maravilloso que existe son cada uno de tus hijos. También yo soy un milagro que vive cada día para servirte y glorificarte y que solo espera que se cumplan las santas escrituras y lleguemos al final de los tiempos y se manifieste tu reino.


Padre bondadoso no me permitas correr, quiero hacerlo todo en el momento justo, ni adelantarme ni atrasarme, quiero realizar las palabras de Jesucristo cuando expreso el tiempo de Dios es perfecto. Perfecto es y seguirá siéndolo por siempre, me una a esta verdad espiritual y quiero se mantenga para la eternidad en mi mente grabada.


La única y eterna verdad, que tú nos creaste a tu imagen semejanza por lo tanto no quiero ni acepto nada que no sea perfecto. Aquí y ahora solo se manifiesta en mi vida tu promesa de vida plena y amorosa. Te doy gracias porque esto es verdad y deseo que en mi vida esta verdad sea la única que prevalezca. Gracias.


Que el descanso me haga despertar al día siguiente con ganas de vivir, con ganas de hacer todo con amor, con ganas sobretodo de amar a mi semejante. Quiero vivir al máximo como si no tuviera otro día más, quiero vivir viviendo y no vivir muriendo. Quiero que en mi vida se exprese lo que siento y no lo que quiero y lo que siento es amor.


Gracias señor, por la bendita misericordia que mes has dado, por poder dirigirme a ti y evaluar, aquí con calma, sin el bullicio del diario vivir, aquello que yo llama problemas. Te pregunto padre de verdad tengo problemas o son solo circunstancias que todo ser humano debe pasar en su recorrido por el mundo, por su andar esta escuela terrenal.


Bendito sea tu paz eterna, parque a pesar de toda provocación externa, me mantienes sereno y tranquilo. Que la paz y la serenidad sea siempre, como hoy lo fue, aquello que me permita tomar decisiones correctas, sabias que estén siempre dirigidas por mi yo interior y en todo momento se cumpla tu voluntad, en este mundo de oportunidades.


Haz todas las noches esta oración para alcanzar la paz que necesitas, ora con tus seres queridos y aférrate a los milagros y la buenaventura de nuestro Dios todo poderoso para que tengas presente su gloria. Amén.