Oración de la noche.


Realiza esta oración con mucha fe y esperanza, para que encuentres en nuestro padre celestial y en nuestro santo patrón San Judas Tadeo, la prosperidad, el bienestar, la salud, la riqueza espiritual y material y tengas la paz que necesitas y tu vida se llene de bendiciones y recibas de ellos la gracia que te acompañara cada momento de tu vida, acércate a sus bondades y descubrirás sus maravillas.

Dios padre amado y misericordioso, te agradezco por este día que he tenido hoy, llega la noche y mi cuerpo se siente cansado, pero a la vez muy contento porque hoy he sentido tu amor, tu compasión y tus bendiciones porque soy tu hijo y sé que nunca me abandonaras y caminaras siempre a mi lado.

Dios gracias por todos los favores concedidos, gracias por abrir mi camino y que este sea guiado por tu luz, cada día que llego a casa estoy feliz por ver a mi familia, por ver en ellos el bienestar, salud, paz, paciencia, compresión y así podamos tener una vida amena y estar aferrados a tu amor.

Mi amado Dios todas las noches me encomiendo a ti para que Veles y cuides de mí, para que apartes de mí camino todo obstáculo que puedan perjudicar mi buen andar, tu mi Dios con tu poder divino abras todo lo bueno para mí y encontrar en tu gracia tus más grandes riquezas que están destinado para este servidor.

En esta oportunidad señor me arrodillo ante ti con mucha fe te pido por mi prosperidad, por mi salud, por mi paciencia para que todo fluya en mi vida con la mejor disposición, con un sendero de luz y lleno de abundancia, de alegría, de bondad y no solo para mi sino también para mis seres amados.

Dios misericordioso tu que todo lo puede, abre mi camino para que lleguen a mi todas tus maravillas, esta noche pido perdón si he cometido hoy pecado, me arrepiento de todo corazón si algún momento te he ofendido, pero sé que a pesar de mis pecados sé que me perdonas y me llenas de buenos deseos.

Gracias amado padre por oírme por estar siempre conmigo y dándome tu mano protectora, si en algún momento llego a decaer, levántame con tu mano poderosa, gracias por darme tu bendición para poder dormir en paz y conciliar mi sueño aferrado a tu amor, en el nombre del padre del hijo y del espíritu santo. Amen.

Todas las noches ora con mucha fe y encomiendante a Dios que es un ser justo y nunca te abandonara porque eres su hijo y recibirás de él todas las bendiciones y riquezas que tiene para ti, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén.