Oración de la noche.


Haz esta hermosa oración de agradecimiento y de protección para que puedas dormir en paz y con una inmensa quietud, que tú y tus seres queridos estarán bien, ora con mucho fervor y acércate a nuestro Dios, para que consigas sus buenaventuras y su bendita misericordia por la eternidad, y con él nada te faltara.


Gracias Dios, por la abundancia y la prosperidad divina que me regalas continuamente, la acepto y la declaro mía y sé que no debo hacer nada para merecerla porque me pertenece por derecho de conciencia, soy tu hijo y por tal razón me merezco todos tus dones soy fruto del amor, soy fruto de la verdad soy fruto de la paz.


Gracias Dios por tu perdón amoroso, gracias por disculpar todas mis ofensas y agravios, gracias por las enseñanzas y lecciones que me entregas a diario y por no permitir que a pesar de las aparentes limitaciones mis sueños de un mundo mejor, un mundo de oportunidades y un mundo de posibilidades se mantenga firme en mi pensamiento.


Gracias Dios, por tu abundancia de toda cosa buena que me das a mí y a mis familiares, gracias por ayudarnos en toda situación que enfrentamos, por protegernos y no permitir que la mala energía del mal nos arrastre a las tinieblas y nos haga manifestar conflictos, guerras, dolores, sufrimientos, angustias y desesperación.


Gracias Dios, porque en este periodo de veinticuatro horas me has envuelto en tu manto mágico de protección, que tu luz poderosa ilumina las tinieblas que han querido someter mi vida y llevarme a la oscuridad, gracias por velar por mi vida y ser esa fortaleza inquebrantable que no permite ser atravesada, derrumbado o derrotado.


Gracias Dios por todo lo que me has dado, por mi salud, por mi familia, por mi trabajo, por los incontables momentos de felicidad y alegría que me ofreces en cada momento. Gracias por levantarme cuando tropiezo por perdonarme cuando condeno y critico a otros o cuando creo que me has abandonado y dejado derrotado.


Gracias Dios, te agradezco por mi trabajo, por mis finanzas, por mi casa, por mis estudios, por toda pertenencia material que poseo, por mis amistades, por mis vecinos, por el lugar perfecto donde habito y convivo y sobre todo por mi hermosa familia.


Ora todas las noches, pide por todos tus anhelos y deseos, porque Dios es justo y bondadoso y escucha todo lo que hablas con él. Haz tu oración todas las noches con mucho amor y fe. Amén