Oración de la noche.


Ora con mucha fe y amor que nuestro Dios amado está oyéndote para brindarte la paz que necesita y para darte las buenas noches y recordarte que nunca se alejara de tu presencia, haz esta hermosa oración, para que puedas dormir en paz, para agradecer por todo lo que has vivido en el día, es un tiempo glorioso al lado de nuestro Dios eterno.


Gracias porque al llegar a mi casa puedo ver a los ojos a mis seres queridos, los puedo abrazar, hablar con ellos, compartir y escuchar todas las diferentes situaciones positivas o negativas por la cual tuvieron que pasar en este día, gracias porque ellos al igual que yo sentimos tu radiante protección y tu amor.


Gracias padre, que has visto todo el esfuerzo que le he puesto, todo el cariño, todo el entusiasmo, todas mis ganas, me has dado la dicha de hoy verlo realizado, los proyectos que me planteé hace un tiempo los veo ahora con más posibilidades de que se materialicen.


Por todos estos motivos y más, que se me pierden en el recuerdo quiero agradecerte por todo lo que me das continuamente todos los días y hoy como como siempre no puede ser la excepción, gracias padre amado y no me cansare de agradecerte por todo y no temeré más porque tu amor está conmigo.


Gracias Dios, porque no sé cómo serían las cosas ahora sin que tu hubieras intervenido, gracias señor por darme el don de la paciencia y pude a tiempo detener las ganas de lanzar un gesto airado o decir una palabra hiriente, gracias padre porque hoy pude pensar antes de actuar y meditar.


Gracias señor porque tú conoces mis sueños y conoces todo lo que quiero que sea hecho, sobre todo lo que deseo para mis hermanos de espíritu que no es otra cosa sino paz mucha paz, mucha reconciliación, mucha tolerancia, mucha aceptación, nuestro planeta necesita que no aceptemos tal como somos, sin distinción alguna.


Gracias padre, por el cuido tan especial que nos da y nos permites gozar de una nueva cena juntos, gracias padre eterno por todo lo que me has ofrecido, por haber llegado con bien a mi hogar y poderme reunir con mi familia, familia que amo mucho.


Ora todas las noches antes de dormir con mucha fe, esperanza y humildad, aférrate a la justicia divina de nuestro amado Dios, porque es un ser justo y bondadoso y nunca te desampara. Amén.