Oración de la noche.


Haz esta oración todas las noches, para que el señor siempre te acompañe y agradece a nuestro amado Dios por todas las bendiciones y gratificaciones que has recibido, aquí tienes esta bella oración para que agradezcas y para que te ayude en todas las adversidades, y ten la seguridad que nuestro Dios siempre actuara en tu vida. Ora con fe y amor y conoce todas sus bondades.


Gracias mi amado padre por este día que estuvo lleno de muchas bendiciones, aunque me acueste cansado, siento tu paz porque entro en contacto contigo a través de mis oraciones, para que me des la calma que merezco y sanar mi cansancio a través de tu consuelo y tu santa paz.


Toda la noche deposito en tu corazón y en tus manos todas mis acciones que hicieron que fuera un día alegre, productivo, con algunas preocupaciones e inquietudes, te amo mi adorado Dios y te amare por siempre porque a través de ti has sanado mis heridas.


Esta noche me encomiendo a ti y sentirme segura, te agradezco con toda la fuerza de mi corazón porque he sentido tu abrigo durante todo el día abrigándome y protegiéndome de las malas energía, de la envidia, de la cólera que nada me perturbara para hacer de mi día uno de los mejores porque si estas tu mi señor.


Te agradezco por todos los favores que he recibido en esta maravillosa jornada, inunda y derrama toda tu calma y serenidad, quédate siempre a mi lado mi querido Dios y junto a mi familia, prometo ser tu esclava por el resto de mi vida para alabarte y adorarte por ser un ser justo y piadoso.


Dios quédate presente en mis sueños y cúbreme bajo tu manto de amor como escudo protector y no permitas que nada perturbe mis sueños y amanecer con energías renovadas para seguir llevando tu palabra a través de mis oraciones porque todo lo que sale de ti padre celestial es amor.


dormiré placenteramente porque mi habitación y mi hogar está protegido por tu escudo que cubre todo mi espacio, quiero despertar con mucha energía y nunca perder las esperanzas porque sé que tengo a mi lado al mejor padre que jamás abandona a sus hijos, en el nombre del padre del hijo y del espíritu santo.


Ora con fe todas las noches, inclínate ante el omnipotente y has que esta dulce y reparadora noche sea bendecida por nuestro amado Dios, y su manto protector te cubra a ti y a tu familia de todo mal. Amén.