Oración del día jueves 18 de julio 2019


Realiza esta bella oración todos los días, hazla con mucha fe y acércate a sus designios, aférrate a su misericordia y a su inmenso amor, Dios es justo y bondadoso y te cuidará, te protegerá, y abrirá tu camino para que este iluminado y con la esperanza de un grandioso comienzo, ora con humildad, fervor y sencillez y alcanzaras sus bendiciones.


En el nombre del señor quiero dar gracias por un nuevo día que tu misericordia me concede, que tu amor me llena, que tu gracia me inspira, que tu paz me consuela, que tu luz me irradia, gracias señor porque he despertado a un nuevo día, día de asumir retos, día de enfrentar el porvenir que me he trazado, día de ser feliz.


Respiro profundamente y siento que mis pulmones se llenan de tu energía vivificante, siento que cada latido de mi corazón es un regalo que bombea tus dones, siento que mi mente solo expresa ideas provenientes de la mente universal de Dios, siento que estoy renovado y no hay forma de que exprese otra cosa que no sea solo perfección.


Este glorioso día quiero vivir intensamente, sin miedos, sin dudas, sin seguirme imponiendo trabas u obstáculos, vivir viviendo y no vivir sintiendo que muero a cada instante, sintiendo que puedo perecer en cualquier momento, sintiendo que no tengo motivos para seguir esta lucha, sintiendo que no tengo porque seguir aquí.


Por eso señor quiero sentir el fervor por la vida, de disfrutar y agradecer los dones que la vida me entrega constantemente, sin medida, y no quiero parecer a un niño rico que se deja malcriar por los regalos que el padre le da, al contrario, quiero ser el hijo que recibe todo del padre y lo agradece y lo disfruta de forma consiente.


En este día quiero recibir prudentemente, quiero entender que lo que tú me das hoy, se lo entregas igualmente a todos tus hijos, que la abundancia que gozas ahora lo gozamos todos por igual, por eso quiero abrirme a recibir y aceptar que soy el hijo de un padre rico que me regalo continuamente todas sus riquezas.


Por todas estas cosas y más te quiero agradecer el día de hoy, por entregarme tanto y no solo material si no también espiritual, por llenarme con la inteligencia divina para entender y asimilar todas estas cosas y sobre todo gracias por no dejarme perder la fe, que a pesar de los retos siempre he salido adelante; gracias por este nuevo día. Amén.


Ora todas las mañanas al despertar de un nuevo amanecer, encomiéndate a nuestro padre celestial para guie tu transitar, haz todos los días la oración y serás recompensado con el poder divino de nuestro Dios. Amén.