Oración para el Jueves 31 de octubre del 2019.


Haz todas las mañanas esta bella oración con mucha humildad, con fe y amor y veras como tu día estará lleno de abundancia, de riquezas, de salud y alegrías, porque Dios nunca abandona a sus hijos, acércate a él, ora con la fe que mueve las montañas porque para nuestro Dios eterno no hay limitaciones.


Buenos días padre protector porque, así como tú me cuidas y proteges, así mismo quiero cuidar y proteger a mi familia. Sé que tengo muchas limitaciones que jamás este simple mortal podrá compararse con tu bendita presencia, pero deseo desde lo más profundo de mi alma, entregarle a mi familia tan solo un poquito de lo que tú nos das.


Amanece y despierto nuevamente al encuentro de un nuevo día, un día nuevo, que el amor por tu creación ha permitido. Me siento feliz, lleno de fe, con el entusiasmo de sentir que soy tu hijo y como hijo me merezco toda la abundancia y prosperidad que deseo para realizar con éxito el propósito con el cual me creaste.


Te saludo con mucho respeto señor y te doy gracias por el día de hoy, quiero entregártelo íntegramente a ti, quiero dártelo como ofrenda de amor, quiero que la energía, el entusiasmo y el vigor que me das a cada segundo y que siento en cada latido de mi corazón, entregarlo completamente para servirte sin ningún tipo de interés.


Bendice mis pasos para que mi transitar, en mi diario vivir sea placentero, sin angustias y sobre saltos. Permíteme ver las oportunidades que se me presenten y se hagan obvias para mi vista y mis sentidos. Concédeme la habilidad de comunicarme bien con mis seres queridos de entenderlos y aceptarlos tal como son porque yo no soy perfecto.


Alegre despertar señor, alegría me da el poder vislumbrar otro día de misericordia, por entregarme la posibilidad de andar por tu senda. Gracias por que tu voluntad, permite no solo que yo pueda seguir habitando esta maravillosa tierra, sino también, por mis amigos, compañeros, vecinos, familiares y seres queridos. Gracias por este regalo perfecto.


Gracias padre por este glorioso nuevo día, que sea de un día que me permita transcender todos mis errores, que me permita recuperar el tiempo perdido, que me permita decirles a mis seres querido, que los quiero y valoro mucho, que me permita alcanzar las metas que me he trazado, que me permita ser la sal de la tierra.


Todas las mañanas haz esta oración encomendándote a nuestro sagrado Dios para que tú y tu familia caminen en el sendero de luz que tienen destinado para ustedes, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén.