Oración para el Miércoles 23 de octubre del 2019.


Realiza esta bella oración todos los días, predica y profesa su palabra con amor y entusiasmo, aférrate a cada una de sus palabras, a cada uno de sus acciones, ten siempre presente que el poder de la palabra es muy fuerte y todo lo que se pide de corazón y con humildad, serás atendido y oído por nuestro señor, porque jamás desamparara a sus hijos.


Oh glorioso padre celestial, a ti elevo esta suplica en el día de hoy, primero para agradecer por la inmensa oportunidad de regalarme otro día de vida. Y segundo para pedirte por todos los seres que quiero tanto y que están pasando por situaciones muy fuertes y que los tiene en un estado de angustia y zozobra.


Por favor te pido que me escuches, te pido que oigas mis suplicas no estoy en paz siento que esta situación tan delicada está afectando mi salud y bienestar físico y mental. Ya todo parece irreal y no se ajusta a la verdad que creo es la verdad de Dios. Donde todo es bueno y perfecto, claro todo no debe ser color de rosa, pero esto siento es demasiado.


Que mis oraciones lleguen a ti directamente, a la fuente de la luz, a la fuente del amor, a la fuente de la verdad, a la fuente de la paz perfecta. Comanda tus ángeles y mándalos a la libertad de todo lo que me mantiene prisionero, no sigas permitiendo que mis opresores se sigan burlando de tu poder.


Oh amado padre corta para siempre las ataduras que me mantienen prisionero a una vida de discordias y amarguras. Dame la libertad que tanto ansió y que pido con mucha intensidad, también para mis seres queridos que están pasando por esta calamidad. Sé que me oyes y me atiendes y disculpa mi falta de comprensión de las verdades espirituales.


Amadísimo padre, siente también mis alabanzas a tu poder y tu gloria, siente también mi profundo respeto por lo que haces por todos tus hijos que padecen discordias. No puedo seguir negando que tú siempre estás dispuesto a la ayuda, solo esperas que quitemos nuestra conciencia terrena para que manifieste el milagro.


Gracias amado padre de todos, amado por siempre, aunque poco entendido por sus hijos, tal vez no te entienda mucho y a veces no entienda porque pasan las cosas. Pero siempre me mantendré unido a tu voluntad y respetare totalmente lo que pase por que así tú lo decides, gracias por amarnos y perdonarnos y aceptarnos como somos. Amen.


Con mucho amor y devoción, agradece a nuestro Dios amado y eterno por todas sus bendiciones, por todos sus regalos, por todos sus milagros, ora con tu familia y vivan en carne propia los milagros maravillosos que tiene para cada uno de nosotros.