Oración para el Viernes 11 de octubre del 2019.


Haz tu oración de cada comienzo, para que te aferres y aproximes a las consagraciones de nuestro amado Dios y sientas la calma y serenidad que tu mente y tu cuerpo necesitan para comenzar esta jornada, ora con mucha fe y esperanza, extiende tus brazos a un Dios justo y noble que nunca te va a desamparar porque eres parte de él.

  

Que la luz de Dios, cubra nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro mundo, como lo hace con toda su fuerza nuestro amado sol, que nos ilumina y nos da la bienvenida a un día más de trabajar por la consecución de nuestros sueños, por la realización de nuestras metas y por hacer de cada día, un día mejor para todos.


Amanece y siento el calor del clarear del día y así siento como me invade y llena de profundo sentimiento de gratitud por darme la oportunidad, una vez más de estar en este maravilloso planeta, de ser parte de la evolución que estamos enfrentando, de caminar, de reír, de hablar, de mirar las maravillas que has creado y compartes conmigo.


Solo tu padre sabes lo que quiero y necesito para cumplir un servicio verdadero en la vida, para entregarle a mis seres queridos toda la buena voluntad que pueda salir de mí. Quítame el desgano de realizar mis labores diarias, que haga todo lo que deba hacer y que lo realice con amor, con entusiasmo, con la satisfacción de un trabajo bien hecho.


Deseo que mis oraciones lleguen a ti, que sean escuchadas y solo eso me tranquiliza por que se, que tú siempre respondes a cualquier suplica o imploro de tus hijos. Solo dame la fuerza para soportar el dolor y sufrimiento que me embarga y no me permite continuar, seca mis lágrimas y dame el consuelo que tanta falta me hace.


Solo el hablar contigo me llena de paz, reconforta mi alma, me mantiene en estado de expectativa, siento que esta horrible tormenta va pasar y que la luz del bien, de la armonía y la felicidad pronto se asoma y tu voz me calma diciéndome ya paso hijo, tus pensamientos mal calificados habían creado tu situación actual.


Tengo que aprender de los errores cometidos y aprender de los errores de los demás, porque son muy duras las consecuencias que resultan. Gracias padre por la enseñanza y espero haber aprendido muy bien mi lección, solo sigue cuidándome y apartándome de las tentaciones que pretendan quitarme mi paz, gracias. Amen.


Cada comienzo, ora esta bella oración, es vital y energizante, hacer esta bella oración al despertar, porque es tu primer alimento de la mañana, que es la bendición de Dios, hazla todos los días y veras una gran dicha. Amén.