Oración para el Viernes 1 de noviembre del 2019.


Ora con mucha fe, amor y esperanza que veas todos tus sueños y anhelos realizados, porque para nuestro Dios eterno no hay impedimentos, ni limitaciones, haz todos los días al amanecer esta bella oración, para que estés más cerca de nuestro padre celestial y sientas que tu espíritu se alimenta de sus bendiciones y tengas el mejor de los días para ti y tus seres amados.

Padre amoroso, gracias porque tu bendita misericordia me ha premiado con un nuevo día de vida. Gracias porque si estoy vivo es porque así tú lo quieres y lo permites. Hazme transitar por el mundo en este periodo de 24 horas y concédeme la dicha de hacer el bien, de ver el bien, de oír el bien y manifestar el bien.


Amanece y en este nuevo nacimiento que tu amor por mí, me concede, hazme fuerte y permíteme realizar todo lo que deje inconcluso en el pasado. Vivifica mi mente y no permitas que se cristalicen los errores que no me permiten continuar. Muéstrame mis equivocaciones y fallas corrígelas y has que las trascienda para siempre.


Haz de este día perfecto, quiero verlo diferente y aceptarlo tal como es, si llueve lo agradeceré, porque un día lluvioso no es malo o triste. Quiero aceptar mi vida, siempre como se presenta, en la tranquilidad o en la angustia, en la alegría o en la tristeza, en la paz o en la guerra. Solo te pido fuerza o coraje para para enfrentarme a estas situaciones.


Qué más puedo agradecerte, si lo eres todo en mi vida, pero no quiero sonar hipócrita, no quiero decirte todo esto y en el fondo, sea una completa mentira. Porque este momento te digo que te quiero, pero no quiero a mi prójimo, no lo ayudo, no lo perdono, cuando se equivoca, no lo veo con amor y solo espero que se aleje.


Hoy quiero que me ayudes a quitar, este terrible miedo que siento y que no me permite realizar mis labores diarias y cotidianas. No me siento con ganas de trabajar de compartir con otros, de hablar o simplemente salir. El único que conoce lo que estoy pasando y el que puede ayudarme a superar esta situación tan dolorosa para mi eres tú.


Padre amado gracias, por hacerme digno de permanecer un día más al lado de mis seres queridos, por darme la dicha de poder abrazar a mis hijas, a mis padres, a mis abuelos y dame la fuerza para soportar la ausencia de aquellos que ya no están más a mi lado y que no poder abrazar jamás en esta vida terrenal.


Realiza esta Oración todas las mañanas con la mano en el corazón, aferrado a nuestro Dios eterno, para que tu día este lleno de muchas bendiciones para ti y tus seres queridos, en el nombre del santísimo. Amén