Oración para el Lunes 30 de septiembre del 2019.


Señor gracias por este nuevo día que me has obsequiado, gracias por el hermoso rayo de luz que entra por mi ventana, gracias por permitirme oír el sonido de las aves, dame tu bendición por este nuevo día que tengo que afrontar.

Gracias señor por despertarme sumergido en tus bendiciones porque solo tú conoces mis necesidades, mis anhelos, mis angustias, solo tu entras en mi corazón y me despierto pensando lo misericordioso que eres, me tomas en tus brazos y siento que llegas como un salvador a dar dicha a mi día.

Si me faltas pierdo mi horizonte, sin ti no soy nada, sin ti mi Dios no tendría la calma y la paz que tú me das, mi cuerpo se despierta hundido en tu inmensa misericordia, para quedar bendecida y comenzar el día lleno de muchas esperanzas, que contigo he conseguido la mayor riqueza.

Mi diosito mi padre protector en ti me aferro, estas lleno de bondad y amor, cada día seré mejor persona, gracias por este bello amanecer, por cuidar de mi familia, de hija, de todos mis seres queridos, no permitas que decaiga ni que me lamente, quiero ser una persona fuerte para ayudar a quien me necesite y siempre tener una palabra de consuelo y de aliento.

Te agradezco mi Dios por cada momento de existencia, sé que cada uno de nosotros tenemos un propósito y tu llegaste en el momento indicado para servirte y adorarte y llevar en alto tus oraciones, me inclino ante ti por tu inmensa presencia.

Mi amado Dios gracias te doy por cuidarnos por darnos salud y tener una familia unida, por tener los mejores padres, la mejor hija al mejor hermano por darme la oportunidad de decir yo creo en ti mi señor, yo creo en tu inmensa misericordia, en el amor que tienes para todos, porque no somos perfectos pero tú nos quieres así, te agradezco por todo lo que he recibido.

He aprendido que en la vida que cuando tengo dudas o desconsuelo aumenta más mi fe hacia ti, porque me das el alivio que necesito, cuando he vivido los momentos más difíciles estuviste a mi lado gracias mi Dios por no dejar que me derrumbara porque me diste la fuerza de emprender cada día con el mejor optimismo, gracias Dios por darme la paz que necesito en mi nuevo día, Amén.